En redes sociales

TwitterLikedinFacebookGoogle+

lunes, 16 de noviembre de 2015

Si no te dicen nada, es que todo va bien... (o no)

¿Quién no ha escuchado o dicho esta frase en algún momento de su vida profesional? Es tan habitual que la vemos normal, pero no lo es. No parece justo que si las cosas van mal me llamen la atención y en cambio si trabajo bien, todo pase desapercibido. Que sí, que me pagan por hacer las cosas bien, pero parece muy claro que alguien debería darme un poquito de feedback, ¿no?

Confiamos en que la comunicación fluye en los departamentos y que los responsables se sientan con los miembros de su equipo para hacer seguimiento. Pero lo cierto es que sabemos que no es así. Todos saben que deben hacerlo, pero no lo hacen. ¿Por qué nos cuesta tanto decirle a alguien que está trabajando en la buena dirección y cuáles son sus puntos de mejora?

Por este motivo, es fundamental establecer un correcto sistema de evaluación del desempeño. que es el proceso destinado a determinar y comunicar a los empleados la forma en que están desempeñando su trabajo y, en principio a elaborar planes de mejora. Se trata, en definitiva, de explicar los motivos para desarrollar ciertas tareas y que éstas se hagan con mayor motivación.

Este proceso nos aporta las siguientes ventajas:

  • —Validar y redefinir las necesidades de la empresa en el ámbito de RRHH (tal como la selección y formación). 
  • Brindar información a los empleados que deseen mejorar su futuro rendimiento (motivar) 
  • —Mantener niveles de productividad en las diferentes áreas funcionales, acorde con los requerimientos de la empresa. 
  • —Establecer estrategias de mejora continua.
  • —Aprovechar los resultados como herramienta de recursos humanos. 
  • —Permitir mediciones del rendimiento del trabajador y de su potencial. 
  • —Dar oportunidades de desarrollo de carrera, crecimiento y condiciones de participación a todos los miembros de la organización, considerando tanto los objetivos empresariales como los individuales
  • Puede ayudar a determinar quiénes merecen recibir aumentos.
  • Permite detectar errores en el diseño del puesto.
  • Mejora la relación entre el responsable y su equipo de trabajo.
  • Permite dar a conocer al empleado los aspectos que la empresa (o responsable) valoran en mayor o menor medida.
  • Permite demostrar al empleado que realmente se le escucha y tiene en cuenta.
  • Elimina componente subjetivo de la evaluación del empleado.

Las mediciones deben ser lo más objetivas posible. Centrarnos en aquello que podamos medir para minimizar el componente subjetivo de la entrevista.

El "no news, good news" debería quedar desterrado en las organizaciones modernas.

No tengo tiempo para pensar

"Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno, y las condiciones de trabajo, mejores aún...