lunes, 20 de marzo de 2017

¿Diferenciarte de qué? ¿De quién?

Dicen los gurús de la gestión de personas que cuando buscas trabajo debes buscar aquello que te hace diferente de los demás. Incluso hay portales como Infoempleo que recomiendan técnicas para fomentar esa diferenciación. A veces da la sensación de que si tienes un blog profesional y un buen perfil en redes sociales, puedes aspirar a cualquier trabajo que te propongas.

Hace casi 15 años que, de una manera o de otra, he estado gestionado procesos de selección. Nunca me han pedido un comercial "diferente", sólo un "buen" comercial. Parece que ahora tengamos que inventar la sopa de ajo, pero las empresas quieren buenos profesionales de su sector, que aporten formación, experiencia y ganas suficientes para realizar las tareas asignadas de la mejor forma posible. En realidad les da exactamente igual si tienes un blog o un perfil de Twitter con muchos seguidores. Si además hablamos de un perfil poco cualificado (la mayoría de gurús de RRHH se olvidan de este tipo de profesiones de manera implicita) todavía peor. El dueño de la carnicería quiere un/a buen/a carnicero/a, no a un carnicero que participe activamente en los grupos de Linkedin. 

Si, tal como indican los estudios, los reclutadores dedicamos sólo unos segundos a cada currículum, ¿de verdad alguien cree que vamos a consultar tu blog y tu perfil en redes sociales sin más? Tal vez lo hagamos cuando el proceso esté más avanzado, pero no va a servirte para la primera criba.

Si tan importante es estar en las redes sociales, ¿por qué la mayoría de directivos del IBEX35 no tienen perfil en ellas? Supongo que no deben tener demasiado tiempo para ello...

Escribir cosas interesantes en un blog puede demostrar que escribes con cierta gracia o que conoces bien un tema (ambas cosas no tienen que estar relacionadas), pero eso no implica necesariamente que seas un buen profesional.

No te preocupes por ser diferente, sino por ser un buen profesional y por ser capaz de demostrarlo tanto a nivel 1.0 como en el 2.0.

viernes, 24 de febrero de 2017

La hipocresía del currículum ciego

Hace unos días apareció en los medios de comunicación la noticia de que el Gobierno prepara un programa piloto de currículums sin foto y nombre como lucha contra la discriminación.

En pleno debate sobre la muerte del currículum tradicional, aparece la noticia de que el gobierno se propone eliminar los datos personales y la fotografía para evitar la discriminación. ¡¡Y se quedan tan anchos!! En un país con una brecha salarial que algunos situan en un 23,25%, la gran solución es no poner la foto en el currículum. 

¿En serio nos creen tan tontos? ¿De verdad no se dan cuenta de que en cuanto el entrevistador llame al candidato/a sabrá si es hombre o mujer? ¿Le taparemos la cara al contratarle para evitar discriminaciones futuras cuando debamos decidir si le promocionamos o no?

Uno de los sectores con mayor discriminación por razón de sexo es el de los profesionales de recursos humanos. En las conferencias a las que asisto suele haber muchas más mujeres que hombres, pero entre los conferenciantes sucede lo contrario. Entre los técnicos suele haber más mujeres, pero los responsables del departamento suelen ser hombres.
La solución definitiva tampoco puede pasar por una discriminación positiva como exigir paridad en los consejos de administración. De hecho, la solución no debería dejarse en manos del mercado laboral, ya que se trata de un problema social que va mucho más allá del trabajo. La sociedad sigue siendo muy machista, aunque esté muy mal visto reconocerlo.

Las mujeres cobran menos que los hombres, es un hecho. En nuestra sociedad, cuando una pareja tiene un hijo y deben elegir quién se acoge a la reducción de jornada para su cuidado, valoran que si lo hace ella, la economía familiar se resentirá menos (ya que por hacer las mismas tareas ella cobra un 23,25% menos), además de que está socialmente más aceptado. Así, el empresario percibe que si promociona mujeres en su empresa, acabará teniendo problemas de disponibilidad por el cuidado que ellas deben tener de los peques, por lo que decide promocionar hombres. Y así se crea un círculo vicioso que el gobierno pretende romper con un currículum sin datos personales... ¡¡Olé!!

martes, 7 de febrero de 2017

Sobre el empleo de calidad

Después de unos meses acumulando pésimas noticias sobre los datos del paro en España, parece que últimamente empieza a aparecer alguna noticia un poco más esperanzadora. Cada vez que esto sucede, muchos medios de comunicación, partidos de la oposición y sindicatos resaltan que, si bien está bajando la cifra del paro o se está generando empleo, éste es precario. Así, mientras el partido del gobierno saca pecho por la bajada del paro, los demás menosprecian el dato por considerar que buena parte de los puestos generados son de baja calidad.

Me llama la atención el uso político que se hace del dato. Es cierto que el gobierno del PP hizo una reforma laboral importante en 2012 que fue criticada por toda la oposición, pero siempre me han surgido dudas sobre la capacidad real de un gobierno para crear empleo. ¿No son las empresas las que contratan en función de sus necesidades? Está claro que el gobierno legisla la forma de contratar, pero la decisión última es del empresario.

Por otro lado, también merece atención el término "precario". Hace unos años, los chavales de 25 años empezaban a trabajar en la construcción por un salario de 3.000 euros al mes. ¿Ese es el báremo? Posiblemente ni tanto ni tan poco. ¿Qué diferencia hay en el mercado laboral de aquella época con la actual? Entonces había mucha demanda y poca oferta de profesionales cualificados. Ahora sucede al contrario. Así que, por la ley de la oferta y la demanda, entonces el cliente que contrataba trabajo debía pagar mucho por él y ahora paga mucho menos. 

Si pensamos en determinados perfiles más demandados, como el sector IT, los profesionales siguen estando muy buscados y bien pagados (al menos en términos relativos)

Es imposible que la contratación deje de ser "precaria" hasta que la cifra de parados en el país sea más baja. Por tanto, aunque la situación actual dista mucho de la deseable, cualquier paso hacia la bajada de la tasa del paro debe ser motivo de celebración para el empleado medio, independientemente de las lecturas políticas que podamos o queramos hacer.